28 diciembre 2010

#DAE'; CAPÍTULO 5


Capítulo 5:
*La despedida

Estábamos toda la clase atentos a la aguja del reloj que apenas se movía, cuando por fin empezó la cuenta atrás.
Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno…
Y al fin sonó la dichosa campana; todos salimos disparados de clase y cuando alcé la vista al frente el pasillo daba verdaderamente miedo. Empujones, gritos, papeleras por el suelo, risas, papeles volando …
Se acabaron las clases… ya me iba. Hasta hace poco seguía teniendo la esperanza de que lo de Jason solamente hubiese estado mosca con migo un tiempo, pero ya han pasado casi tres semanas y ni me ha dirigido la palabra, es más ni una simple mirada.


-Buenas tardes futura estrella.-dijo Alice por el teléfono-.
Sabrás que esta noche hay que salir a celebrar todo lo que triunfarás y para despedirte, ¿no?; he pensado que podríamos ir a la discoteca que se inauguró la semana pasada.
-¿La que está en Majadahonda?.
-Esa misma.
-¿Estás loca? Sabes que no nos dejan ir…
-Pero no seas tonta no es necesario decirles que vamos allí.
-¿Insinúas que nos vallamos sin más?.
-Si tía, tampoco es para tanto, se supone que a esta edad se hacen estas cosas. Tu no te preocupes por nada que yo aviso a todo el mundo, compro las bebidas para el botellón y me busco las invitaciones.
-¡Que demonios!... tienes razón, si no lo pasamos bien ahora… ¿Cuándo lo vamos a hacer?,¿Cuándo nos salgan canas y se nos ponga flácido asta el pellejo de las orejas?; Hagámoslo, si esto no será nada con las cosas que acabaremos haciendo algún dia…-Esbocé una sonrisa-.
-¿Tienes ropa, o necesitas salir de compras?
-Pues no sé… voy a echarle un vistazo a mi armario.
¿Cuánto tiempo hace que no salía?, todo lo que había era hortera de colores chillones, cosas infantiles. Esta ropa debe de tener más años que yo…
-¿Alice?.
-Si, dime.
-Necesito ir de compras, sólo tengo porquerías.
-Pues eso está hecho a las cuatro y poco estoy en tu casa para coger el autobús.
-Perfecto, hasta ahora; un beso.
-Adiós, te quiero.


-Increíble Mia, ¿cómo no te puede gustar nada de las ocho tiendas en las que hemos estado?.
-No sé… es que algunas cosas las veo simples y feas y otras son demasiado atrevidas.
-Mira vamos a esa tienda, que tiene conjuntos muy bonitos en el escaparate.
  
Alice me obligó a meterme en el probador y ponerme multitud de vestidos, que, claro está, ninguno me gustaba.
-Mira Alice, déjalo… no voy a encontrar nada.
-Bueno vale… a ver si yo tengo algo que te guste.
Mientras íbamos saliendo de la tienda yo seguía echando un vistazo alrededor mío. De repente lo encontré. Era un conjunto perfectamente perfecto.
-¡Alice, espera!
-¿Que te pasa? ¡Me has asustado mujer!
-Mira ese conjunto.
-Dios, ¡es precioso!, ya está cógetelo y te pruebas tu talla.
Me favorecía mucho ese color, mis ojos resaltaban exageradamente. Corrí la cortina y di una vuelta delante de Alice.
-¡Ahhh!, ¿cómo puede irte tan bien?. No se hable más quédatelo.
Con tanta emoción ninguna de las dos nos habíamos acordado ni de mirar el precio…
Desastre.
Valía sesenta euros…
-Sara… vale sesenta euros…¡que mala suerte joder!; no tengo tanto dinero.
-Que caro, ¿no?. Espérate a ver si con el de las dos hay suficiente.
-Aún sigue faltando mucho…
-¿Y si le dices a la dependienta que te lo guarde, y le pides mas dinero a tu madre?.
-Si claro.
Mamá dame sesenta euros, es que esta noche vamos a salir a Majadahonda a la discoteca y no tengo que ponerme, ¿te parece bien?.
-Mierda…
Espérate vamos a hacer una cosa, ven entra. le quitamos la alarma y  lo metemos en mi bolso.
-¿Tú estas loca? ¡Estamos hablando de robar algo Alice! Y a mí no me apetece tener que ir a un reformatorio.
-Anda ya no seas tonta, si eso ni se enteran, ¿tu que crees? Cada día habrá miles de robos en el mundo y a diez de ellos les pillan.
-Vale, me parece muy bien, pero yo me niego a ser una de esas diez personas.
-Que no pasa nada, en serio, confía en mí.
Si ellos son los que nos roban a nosotros; por dios ¿donde van? Sesenta euros por un conjunto.
Es más mira, hacemos una cosa para que te sientas mejor, te lo pones esta noche y yo vengo con Lily y Sara mañana y lo dejamos en el probador colgado de su percha como si nada. ¿Qué te parece?.

-Me parece que te estás volviendo loca, pero estas cosas me están gustando, así que adelante. Pero, ¿que tal si compramos algo para no ser tan descaradas?.
-Que buena idea. Hacemos un gran equipo,¿eh?-Bromeó-.

El corazón me latía a cien por hora cuando pasábamos por delante del mostrador y nos íbamos acercando a la puerta. Nos giramos y dijimos adiós ala dependienta.
A mi parecer el tiempo se detuvo cuando al pasar entre las alarmas comenzaron a sonar. Una sensación de calor recorrió mi cuerpo de abajo a arriba y noté como se paralizó en mi cara.
-Chicas, esperad, debe de haber habido un error, no habré quitado bien la alarma.
Tomó las felpas de la bolsa y las examinó.
-Lo siento, se me había olvidado quitar la alarma. Que tengáis un buen día, disculpen las molestias-dijo sonriendo la muchacha-.
-No se preocupe, igualmente-respondió Alice al ver que yo estaba paralizada-.


-¡Dios, que subidón de adrenalina!.
-¡Ya ves! Pero que mal lo he pasado cuando han empezado a sonar las alarmas…
-Uff, a mí ya me rondaba por la cabeza la idea de empezar a correr, ¿eh?.
-Mmm… no hubiera estado mal.-vacilé-.
[…]

Mamá, como te he dicho esta tarde, hoy es el cumple de un amigo y como voy a estar un mes en California, vamos a cenar fuera y a estar dando una vuelta.
¿Puedo llegar algo más tarde de lo normal?.
-¿Mas tarde a que hora es para ti?.
-Pues no sé… una y media o dos menos algo y ya estoy en casa, ¿vale?.
-Mmm... Bueno está bien.
Pero no vengas mas tarde de esa hora y mañana hay que levantarse pronto para coger el avión.
-Descuida, me levantaré temprano.-Dije dándole un beso-.
Adiós.

-Sara, ¿as visto como va Alex?, no le dejéis que beba más, que si no… vamos a tener problemas, ya verás.
-Tranquila, el ya tiene una edad sabe cuidar de sí mismo.
-Si ya…
-Anda ya, tómate otro y pásatelo bien.
Y lo hice, me tomé otro, otro, otro….
Me daba vueltas hasta el carnet de identidad.
-Álvaro-dije luchando por vocalizar y agarrándome a su brazo.- Tú cuida de mí ¿eh?, no dejes que ningún tonto borracho tontee con migo, a no ser que yo quiera.
-¿Y cómo se supone que se yo eso hija mía?-dijo riéndose-.
-Pues yo te lo digo.
Al soltarme de su brazo tuve que tambalearme un par de veces para lograr un equilibrio medianamente decente.
¿Ese es Jason? No aguanto mas, voy a ir y le voy a plantar un beso en los labios.
-¡JASONN!-Grité a pleno pulmón y me fui corriendo hacía él-.
Oía a mis espaldas unas voces que decían : ‘’donde vas, que ese no es Jason’’.
Le tomé de su fuerte brazo, me enganché a su cuello y le dí un beso, me sorprendió que al apartarme el me pegara a él y comenzará a besarme con pasión.
No lo podía creer, cuando noté que alguien me tiraba del brazo.
-¡Morena que haces! Que este no es Jason- dijo Álvaro pegándome a su pecho-.
-Oye que si ella quiere que yo sea Jason, yo soy Jason y el papa de Roma si quiere también- dijo el chico al que me di cuenta de que no conocía absolutamente de nada, mientras se sacaba un preservativo del bolsillo-.
-¿Pero tu eres gilipoyas o que? ¿No ves que va borracha o que?.
-Precisamente esa es la gracia. Y nos e te ocurra llamarme gilipoyas.
¿Qué eres su padre o que? Déjala tranquila, si ella quiere estar con migo ya es mayorcita- dijo tomándome de la cintura y pegándome violentamente as su cuerpo.
-¡Déjame idiota!-dije pataleando-.
-Vamos ni pienses que voy a dejar que cometa el error mas grande de su vida.
No se lo pensó dos veces y le arreó un puñetazo en la cara.
Yo grité y el chico me soltó para agarrar a Álvaro del cuello y propinarle un fuerte puñetazo.
-¡Tú, quédate quieto!-grité dándole una buena patada en sus partes-.
¡Álvaro correee!- dije mientras salía a correr luchando por no tropezarme y caer al suelo-.
El chico se quedó en el suelo revolviéndose de dolor.
Todos recogimos nuestras cosas y decidimos irnos ya para la discoteca, a pesar del susto no dejamos de beber y de pasarlo bien de camino.

La discoteca estaba a rebosar, la cola le daba la vuelta a todo el edificio, tuvimos que esperar bastante rato para poder entrar.
Buena música, chicos guapos, mucha gente… la noche parecía que iba a estar bien.
Estaba bailando pasándomelo genial cuando ví a Lily subiendo las escaleras enrollándose con un tío e iban a los servicios.
-Alice, Sara, ¿Habéis visto lo mismo que yo?.
-No, ¿Qué has visto?.
-A Lily entrar a los servicios con un chico.
-Que mentirosa es, me dice hoy: ‘’ Estoy ya harta de los tíos me voy a hacer lesvi’’.-Dijo Sara-.
Las tres reímos.
-Bueno esperemos que no la obligue a hacer nada que ella no quiera-Dijo Alice-.
-No es adelantada ella…- dijo Sara-.
-¿Adelantada por que?-pregunté-.
No tiene por que hacer lo que estas pensando… además si estamos en la flor de la vida, eso hay que aprovecharlo-dije mientras le guiñaba un ojo a Sara bromeando.
Al rato, apareció Lily a nuestro lado.
-¿Que pillina, que has estado haciendo en los servicios?-le decíamos Alice y yo mientras le hacíamos cosquillas en la barriga.
-¿De qué habláis?-dijo con una sonrisilla un tanto pillina.
-Lily, ¿puedo hablar un momento con tigo?- le dijo su ex novio.-
-Claro…



[…]

-¡Mía! Deprisa, levántate que nos hemos dormido, vamos a perder el avión si no nos damos prisa.

Carreras para un lado, carreras para el otro, un desfile de equipajes, esa casa parecía un enjambre de abejas, todo era un auténtico caos.
Ya lo teníamos todo; iba bajando la escalera cargada con mi equipaje, mirando al suelo para no tropezar, cuando observé unas piernas al pie de la escalera, alcé la vista y allí estaba… mas guapo que nunca.
Dejé caer el equipaje de mis manos.
-No pienses que ahora me voy a dejar caer en tus brazos como si nada… este tiempo lo he pasado muy mal.
-Perdón por irme así, perdón por darme cuenta tan tarde, comprendo que tuvieras miedo de perderme… Anda tonta ven aquí.
Sin pensármelo dos veces me lancé hacia él y le dí un fortísimo abrazo. No le eché cuentas a el sonido del claxon del coche ni a mi madre gritando: ‘’Mia date prisa que nos vamos a quedar en tierra’’. Yo le espeté un beso en los labios.
-Estás perdonado- le dije sonriendo-.
-Te quiero, me quieres; no vamos a poder estar juntos durante un mes, así que dejemos que el tiempo decida.
-Vale-dije mientras una lágrima recorría mi rostro-.
Te quiero y mucho, no lo olvides nunca.
-No lo haré, triunfa, haz lo que se te apetezca., disfruta, que una oportunidad es una vez en la vida. Mucha suerte y buen viaje. Te quiero preciosa.
Le dí otro besito en los labios y me ayudó con el equipaje.
Mientras me alejaba con el coche nos mirábamos a los ojos diciéndonos adiós.

3 comentarios:

  1. ke bonito post! me encanta el blog...muy chulo

    echale un vistazo al mio si quieres

    http://bels-summerswing.blogspot.com/


    feliz navidad!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta,no es tan monótona como algunas y no se hace pesado de leer,espero sinceramente que lo acabes (si lo publicaras yo lo compraría)sigue así,que me tiene enamorado ^^,

    ResponderEliminar
  3. Me he leído a penas dos capítulos y me encantan:)
    sigue así, me gusta mucho tu forma de escribir.

    espero que te pases por mi blog y le eches un vistazo!
    te sigo.

    ResponderEliminar

#Crea tu mundo en un instante.