15 diciembre 2010

DAE' ; Capítulo 3

CAPITULO 3:
*TODO INESPERADAMENTE
M
e desperté temprano para verme con Juanjo y llegué temprano al estudio.
-Buenos días Juanjo.
-Buenos días mi angel. ¿Cómo llevas tu canción?.
-Mejor no preguntes…-Le dije irritada-
-No te preocupes, es normal que te quedes en blanco. Bueno cambando de tema, hoy quiero proponerte algo, y no me lo puedes negar.
-A ver dime-Dije ilusionada-
-Pues mira, yo busco a gente con talento aquí en Madrid, pero donde tengo contactos, discográficas, más avances y materiales para grabar discos y demás es en California y en Londres. Entonces quiero saber si estarías dispuesta a venir un mes a California para firmar contratos discográficos.
-Guau, me dejas de piedra. Por supuesto que me gustaría ir, es más me encantaría, hace un par de años que no voy por California y me haría ilusión volver y mas si es para trabajar en la música, pero… mi madre no sé como reaccionara, Juanjo.
-Te entiendo perfectamente pero esto de que seas de California también es una ventaja, pienso hay más posibilidades para que tu madre acceda a iros un tiempo.
-Tienes razón, pero… quien sabe… Bueno es cuestión de preguntarle, crucemos los dedos
De camino a casa, el corazón se me iba a salir del pecho, entre o de California y lo de Jason… Creía que me iba a dar un ataque. En la entrada de casa tomé aire y fui directa a buscar a mi madre.
-Mamá… tengo que hablar con tigo de una cosa muy importante para mí.
-Dime Mia, no me asustes.
-Esta mañana Juanjo me a propuesto un contrato discográfico para grabar un disco.
-Eso es genial, ¿por qué estás tan preocupada?.
-Porque el trabajo lo tengo que empezar en… California o en Londres.
-¿Tan lejos, y eso por qué?
-Porque Juanjo tiene mas materiales, contactos y todo ese royo en sus estudios de Londres y California. Nos tendríamos que ir durante un mes… Mamá, por favor no me digas que no.
-Hija, pero ¿Qué quieres que te diga? Un mes a California de buenas a primeras y encima no nos podríamos ni quedar en casa de los abuelos, porque el estudio me imagino que estará por bewerlly Hills o Los Ángeles…
-Ya mamá pero es una gran oportunidad y podremos ir una semana o así a visitar a la familia…
-¡Que no se va y no hay más que hablar!-Dijo gritando histérica perdida- Puedes seguir trabajando la música aquí pero fuera de Madrid, no.
-¡Mamá no me puedo creer que me hagas esto!
Me fui corriendo las escaleras como una loca pegando zapatazos.
¿Mi madre es tonta o que? No me puedo creer que haya tirado ala basura la oportunidad de mi vida.

Por otra parte, estaba demasiado nerviosa, pese a el disgusto, no me olvidaba ni por un segundo de nuestra cita. Ese día me tomé mas tiempo de lo habitual en vestirme y peinarme e incluso me maquillé un poco.
-Mamá voy a dar una vuelta con mis amigos-Le dije de mala gana-.
-Vale hija, no vuelvas tarde.
Volveré temprano si me da la gana. Vale, no debería hacerlo así pero estoy muy enfadada con ella y no pienso hacerle caso.
Me acercaba a ese banco donde el estaba sentado esperándome y conforme mas me acercaba mas rápido latía mi corazón.
-Ho, hola Jason.
Nos saludamos con dos besos.
-Hola guapa, chiquilla tranquilízate que se te oye latir el corazón desde aquí, que yo no me como a nadie ¿eh?-Dijo esbozando una tranquilizadora sonrisa-.
-Es que soy muy vergonzosa y no estoy acostumbrada a esto…
-Cuando dices a esto, ¿te refieres a salir con chicos, no as tenido nunca novio?
-No, si que he tenido novio, de echo lo dejamos no hace demasiado tiempo, pero no se, cuando quedo con chicos siempre lo hacemos en grupo.
-A vale, ya entiendo, es que soy demasiado feo ¿no?.
-Pero, ¿me estas vacilando? ¿Tú te has mirado frente a un espejo alguna vez?
-Lo e intentado, pero al acercarme el espejo se rompe…
Ambos reímos.
-Pero que dices, no seas tonto anda, que eres muy guapo.
-Vaya gracias. ¿Quieres que vayamos a otro sitio mas íntimo para cantarme?-Continuó con voz de picarón-
Pensaba seguirle la corriente y dejarme llevar, quería saber si le gustaba de verdad. De camino a un parquecito, le conté todo lo que había pasado sobre California. La idea parece que no le hizo mucha gracia, incluso se alegró de que mi madre se negara.
-Bueno, ¿piensas cantarme?
-Sí, es sólo que estoy pensando una canción.
Comencé a cantar lo mejor que sabía poniéndole sentimiento a cada una de las palabra para que el lo notase, canté una canción, obviamente de amor.
Mientras estaba cantando el tenía la mirada fija en mis ojos y me había tomado de las manos. Es raro pero no estaba nada de nerviosa, estaba comodísima a su lado.
Cuando acabé de cantar me dijo:
-Mia, tu voz es increíble me has dejado impresionado y no sólo por tu voz. Es que no sé, te noto diferente a las demás chicas.
-Vaya, gracias. Yo de ti lo que te puedo decir es que… Desde que te conocí me fijé en ti y ahora que te estoy conociendo mejor veo que eres un chico atento, sensible, además de guapo, que todo hay que decirlo.
-Entonces, si nos ponemos a hablar de tu belleza… No acabo nunca, esos ojos profundamente azules, tu delicado rostro, ese largo pero negro que hace que tus ojos resalten de una forma exagerada.
Con forme iba diciendo las últimas palabras se iba acercando más a mí, me acarició el pelo con una mano y con la otra me tomó de la cintura. Nuestros labios se rozaron una centésima de segundo, cuando comenzó a sonar mi móvil.
Perfecto, y encima es mi madre .No me lo creo.
-Mia, ¿dónde estás? Son las 8 de la tarde y te fuistes alas 4.
-Mamá es temprano aún, volveré antes de la cena.
No dejé que contestara, le colgué.
-¿Quién era?
-La pesada de mi madre.
-Ah, bueno, ¿por dónde íbamos?.
No nos importó que no interrumpiesen y empezamos a besarnos lentamente. Después apartó su mano de mi pelo y de mi cintura , me agarró con fuerza el trasero y me pegó a su cuerpo. No me importaba, estaba muy a gusto con Jason. Yo removía mis dedos entre su pelo y hacía círculos en su nuca. Al cabo de un buen rato paramos de besarnos. Nos miramos fijamente a los ojos, ví que el iba a hablar pero le puse el dedo en los labios y le pedí que me dejara hablar a mí.
-Jason, me gustas mucho es más creo que me vuelves loca-Bromeé con una gran sonrisa-.
-Tú si que me vuelves loco.
Me tumbó en el césped podría decirse  hasta salvajemente y continuamos besándonos durante otro rato.
Cuando me vine a dar cuenta eran las diez…
-¡Jason!. ¿has visto que hora es ya?
-¿Qué pasa es tarde?
-¿Tarde? Para ti no se, pero para mi si que lo es. Le dije a mi madre que estaría en casa antes de la cena y son las 10.
-Jopé, pero tampoco es tan tarde, hoy es sábado.
-A ella eso de que sea sábado le da lo mismo, despídete de mí porque puede ser que no vuelvas a verme el pelo-Le dije sonriendo, casi sin ánimos-
-Noooooooo-Replicó gritando como un loco- No me digas eso, que me moriría sin verte y sé que te sonará a cursi, pero es la verdad.
-Yo tampoco podría estar sin verte. A ver que pasa… que sea lo que dios quiera.


Me acompañó hasta la esquina de mi calle, no era plan de que mi madre nos viera juntos. Nos despedimos besándonos una vez mas y estaba tan entretenida pensando en él y en mí, en nosotros, que no me acordaba que tengo vecinos chismosos. Le aparté de un empujón.
-¿Pero que mosca te ha picado, es que te has vuelto loca?.
-Perdón Jason… Es que está mi vecina mirando…- Le dije por lo bajinis-
-Ay madre-Dijo con la cara descompuesta-No le dirá nada a tu madre, ¿verdad?.
-Pues por el bien de ese pequeño diablo, mas le vale que no. Bueno me voy no quiero llegar aún más tarde, gracias por acompañarme y me lo he pasado genial con tigo.
-De nada guapa, yo también me lo he pasado muy bien, hasta mañana- Me dijo dándome un besito en la mejilla-.
Tomé aire profundamente y llamé a la puerta. La puerta se abrió pero no veía a nadie detrás de ella, miré detrás de la puerta y estaba mi hermana atrás, medio desnuda, con los pelos mojados, haciendo un gesto agitando la mano.
-No veas si está alterada mamá, te vas a enterar-Dijo con una sonrisita en la cara-.
Nerviosa , subí las escaleras y pude observar que estaba haciendo una maleta.
-¿Mamá que haces con la maleta, donde te vas?.
-Donde me voy no, donde te vas tu…
-¿Cómo?
-Hombre, ya que no me haces caso y te piensas que tienes dieciocho años, te vas de casa como una chica mayor de edad, buscas piso y te ganas la vida trabajando.
¿Qué?, definitivamente, esta mujer esta loca de atar. Pues que me deje de tonterías, porque ahora mismo cojo la puerta y me voy.
-Mamá, perdona que te diga, pero tu no estás bien  ¿eh?.  Llego una vez en mi vida tarde, y te pones así, pues anda, que el día que haga algo chungo de verdad, me matas…
-Que no tonta, ¿cómo te voy a echar de casa por eso?. Esta maleta es mía.
-¿Tuya, donde vas?.
-Mejor di… ¿Dónde nos vamos?.
-Pues eso.. ¿dónde?-Dije dejándome caer en la cama-.
-Lo estuve pensando… Y ¿sabes? Tienes razón, no puedes dejar de lado una oportunidad como esa-Dijo con una sonrisa radiante-.
Pegué un salto de la cama y me puse de pie a su lado.
-Mamá, ¡no me digas que nos vamos a California!- Le dije toda llena de ilusión-.
-¿Y si te digo que si, que pasa?
-Que yo te digo que eres la mejor. Gracias, Gracias, Gracias, Gracias…
-Para, para, que tampoco es para tanto
-¿Cómo que nooo?
- Anda eh, estarás contenta enana.
-Pero como es todo, ¿Cuándo nos vamos?.
- Pues nos vamos en cuanto acabéis las clases y estaremos en  Los Ángeles un par de semanas o así y el resto del mes en Poterville.
-¡Que guay! Encima conoceré por fin Los Ángeles.
-Bueno, pero ahora ya sabes, a estudiar mucho ¿eh?, que como me llegues a traer otra nota baja, ni vamos a California, ni sales de la casa en todo el verano.
-Vale, vale. Ni una nota baja más, prometido- Dije esbozando una sonrisa.
Me alegraba, de irme a California, pero me iba a costar mucho dejar aquí a mis amigos y a Jason durante un mes… Jason, ahora que las cosas iban bien, yo me tenía que ir.
                                                                    […]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

#Crea tu mundo en un instante.